Se inició en una casona del ferrocarril que ocupaban siete familias, en Las Heras.

Mendoza
Domingo 4 de Noviembre de 2007  

Rosana Villegas
rvillegas@diariouno.net.ar

El incendio de una vieja casona del ferrocarril en donde vivían siete familias de Las Heras mantuvo en vilo a tres dotaciones de bomberos, ya que el fuego se encontraba a escasos metros de una estación de servicio de GNC.

Las llamas salían como bocanadas de las ventanas y alcanzaban el techo de la vieja casa ubicada en Pasteur 670, mientras las autobombas y los bomberos se movían constantemente para hacerle frente al fuego desde todos los puntos. Es que no se le podía permitir que avanzara un centímetro más allá de esa casa, que limita al este con la estación EG3 de San Miguel y Pasteur y al oeste con un grupo de monobloc habitado por decenas de familias que comenzaban a abandonar sus departamentos temerosos de que saltara alguna chispa.

Fueron esos bomberos los que evacuaron a las personas que ocupaban la casona, las que estaban durmiendo cuando, pasadas las 17, comenzó el fuego. Y luego los vecinos colaboraron para poder rescatar algo de sus pertenencias.

Después todo era calor y llamas que se alimentaban de la madera de pinotea de los techos de lo que había sido una oficina del desaparecido ferrocarril.

“Esto ha sido intencional, ya en tres oportunidades nos han amenazado con tirarnos botellas con nafta y ahora lo hicieron. Gracias a Dios que los chicos no estaban acá”, gritaba una de las mujeres que vivían en esa casona y que sólo pudo salvar una heladera, el televisor, el lavarropas y algo de ropa. De esos habitantes no hubo que lamentar heridos, “sólo una mujer con ataque de nervios por la pérdida”, confirmó la doctora Viviana Maita, que llegó en una ambulancia del SEC.

La dimensión del siniestro hizo que se congregaran allí dos dotaciones de bomberos del Cuartel Central y otra de los bomberos voluntario de Las Heras. Sin embargo, pese al trabajo de unas 15 personas el agua no alcanzaba para circunscribir el fuego, por lo que fue necesario pedir camiones cisternas a las comunas.

El primero en llegar fue el camión local, cuyo aporte se usó para detener las llamas que se acercaban a la estación. La pared por la que se trepaba el incendio distaba sólo 15 metros de las válvulas de gas de la estación.

Más tarde también las comunas de Capital y Godoy Cruz aportaron agua a un grupo de bomberos que habían trabajado más de dos horas para controlar el siniestro.

Recién después de las 20 de las paredes sólo salía humo y se confirmaba que de la propiedad de unos 10 metros de ancho por 50 de largo sólo quedaban las ruinas.

Presumiblemente varias de las personas que vivían en esa casa no se encontraban allí cuando comenzó el siniestro y se enteraron de éste cuando regresaron y vieron el despliegue policial.

En minutos la versión de que el incendio había sido intencional comenzó a correr como reguero de pólvora y los okupas que habían perdido todo no dejaban de aventurar los nombres de los posibles autores materiales del hecho. Como para evitar enfrentamientos en un clima que cada vez se enrarecía más, se convocó a unos 12 uniformados de Infantería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: