Unas 40 familias viven en galpones del ferrocarril

Diario San Rafael, Miércoles 22 Octubre 2008

Cuadro Nacional

La pobreza, la escasez de viviendas sociales y la precariedad laboral los empujaron a buscar una salida para su emergencia familiar. Y como ocurre en la mayoría de las zonas rurales donde las estaciones ferroviarias quedaron abandonadas, la gente sin recursos y sin vivienda buscó refugio en esos edificios y en los antiguos galpones de carga. Claro que, lejos de resolverlo, generaron un nuevo problema social por las precarias condiciones que deben soportar, hacinados, sin sanitarios, agua potable ni energía eléctrica.

A pocos kilómetros del centro de nuestra ciudad, en el distrito Cuadro Nacional, un barrio de emergencia sigue creciendo en los terrenos aledaños a la estación ferroviaria. Hasta ahora son un poco más de 40 viviendas precarias, cuyos ocupantes carecen de todos los servicios básicos y viven en el hacinamiento debido a la cantidad de personas que comparten las casas.

Estela Angélica Ranea, quien comparte una de esas casas con diez chicos de distintas edades, señaló a nuestro diario que “estamos acá desde un hace un año y medio, pero otros vecinos viven hace tres. Mi marido se cansó de ir a reclamar por una casa al IPV y también a buscar trabajo; se tuvo que ir de San Rafael y ahora está lejos; yo no voy más a pedir ayuda, me las arreglo como puedo. Vinimos y nos metimos al terreno y levantamos la casita”.

En esta barriada, conocida en Cuadro Nacional como “la de la estación”, la población infantil es numerosa. Ranea calcula que “en cada familia debe haber un promedio de cinco niños, calcule usted cuantos chicos deben haber en las 40 y más casas. La falta de posibilidades de tener una vivienda de barrio del IPV ha hecho que todos los días estén construyendo nuevas casas”. Doris, otra mujer consultada por nuestro diario, quien no quiso dar su apellido, agregó que “acá vino una mujer de la municipalidad prometiéndo que nos iban a hacer una casa. Pero no volvió más, nos engrupió a todos”, dijo apelando al lunfardo

Mercedes Escudero, quien ocupa un espacio en el casco de la ex estación ferroviaria hace 17 años, dijo que “todos los días está llegando gente, busca un lugar donde construir y se viene con la familia. Casi ninguno tiene baño instalado, acá no hay luz eléctrica y al agua potable tenemos que buscarla en un grifo. Nuestro futuro no es el mejor, por que en cualquier momento nos llega el desalojo, y en mi caso, ¿Qué voy a hacer si tengo una hija discapacitada y dos nietos a mi cargo?”.

El barrio de emergencia recibe todos los días a familias de la Isla del Diamante, El Molino, Las Margaritas, Pobre Diablo y Pueblo Diamante, que se instalan con lo mínimo indispensable en esa franja de terreno que servía de playa ferroviaria.

De los galpones sólo quedan chapas agujereadas por el paso del tiempo debajo de las cuales viven personas en las condiciones más precarias que alguien pueda imaginar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: