Mendoza, frente a otro experimento tranviario

Diario LOS ANDES, miércoles, 01 de julio de 2009

Que nadie se tome a pecho equivocadamente el título. Tengo muy en claro que Mendoza y varias ciudades más del país hace varias décadas que deberían tener tranvías extendidos y eficientes.

No hay mejor ventaja en los nuevos tranvías denominados tren tranvía (tram train), como la versatilidad de circular por calles, subtes, vías del ferrocarril y tramos de velocidad (70 u 80 km/h). Así lo muestran Baltimore y Nueva Jersey, por ejemplo. Algunos hasta pueden ser mixtos eléctricos / diesel eléctrico.

Mendoza perderá esa oportunidad de extender rápidamente sus ramales hacia las vías del ferrocarril porque decidieron hacerlo de una trocha distinta y, asimismo, los futuros trenes de cercanías jamás podrán entrar por los que eran sus recorridos originales, pues les habrán cambiado la trocha.

Mendoza, Córdoba, Tucumán, Rosario, Santa Fe tienen redes de ferrocarril con interesantes ramales que conectan a suburbios y localidades cercanas. Mayormente en trocha angosta y un poco en trocha ancha. ¿A quién se le ocurre sostener que los tranvías de nuestras ciudades deben tener la trocha europea (de parte de Europa, no de toda), cuando tenemos una medida distinta? Ni siquiera es una cuestión de los oferentes, pues todas las empresas de tranvías fabrican para todas las trochas.

Puede que un análisis particularizado de ramales y cercanías, indique que Mendoza debería tener tranvías de trocha ancha, pues tiene mayoría de líneas cercanas y regionales de esa medida (Bahía Blanca sólo tiene trocha ancha y ya ha decidido tren tranvía con ese ancho).

Es conocido por muchos que nuestros ferrocarriles tienen distintas medidas y, por eso, el Urquiza no se puede unir con el Belgrano y ambos con el Sarmiento, Roca, Mitre y San Martín.

Más allá de las razones originales de esa realidad -folclore-, hay raíces muy separadas entre lo ferroviario y lo tranviario y, en particular, con una raíz más inútil y absurda en Buenos Aires.

Sí, el clásico ejemplo (mal ejemplo), con sus cloacas abiertas al río, también es mal ejemplo en lo que a transportes, tranvías y subtes se refiere. Lo peor es que sigue queriendo construir malos ejemplos.

A principios del siglo XX, por una discusión entre empresas inglesas y una resolución salomónica de las autoridades, los subtes de Buenos Aires quedaron para los tranvías y los ferrocarriles nunca se meterían en eso (por lo menos los de trocha ancha y angosta).

Así, además de popularizarse los tranvías de trocha media en todas las ciudades, salvo en Bahía Blanca, todos los subtes de Buenos Aires jamás se pudieron conectar con los ferrocarriles de cercanías por su diferencia de medidas.

La concesión del conocido Tren del Este, que es el tranvía de Puerto Madero -esa calesita de dos cuadras-, era perfecta, pues sería de trocha angosta para unir los servicios de dos ferrocarriles suburbanos en forma de tranvía multiplicando intereses urbanos, entre aeropuerto, barrio turístico, zonas comerciales y movimiento de pasajeros en general.

Un exabrupto mediático de una firma impuso que tenía unos coches de trocha media y así se hizo la tercera trocha de Puerto Madero (angosta, ancha y media), asegurando en el futuro cercano la imposibilidad de unir el proyecto Norte – Sur con una misma medida y sin trasbordos.

A excepción de Buenos Aires, todas nuestras grandes ciudades tienen que empezar de nuevo con sus redes y aprovechar la conectividad con lo periférico y regional que les ofrecen las vías existentes (aunque estén clausuradas o desmanteladas pertenecen a un determinado ferrocarril). Córdoba, Rosario, Santa Fe, Mendoza, Tucumán, San Juan, Salta y hasta Jujuy lo que no tienen es trocha media.

Seríamos un caso más de tecnocracia y errores de copiado sobre el que nuestros nietos se reirán como nuestros padres se rieron de sus abuelos que pusieron trochas distintas en ciudades y el resto del país.

Mendoza está acertada en poner un tranvía. Está absolutamente errada en no utilizar lo que más le convenga para la integración territorial en corto- mediano plazo, es decir: o la trocha ancha o la trocha angosta (me inclino por la primera, compatible con San Juan, Neuquén y mi ciudad, Bahía Blanca-Punta Alta).

Jorge de Mendonça
DNI 24.381.615
Ingeniero White
Buenos Aires

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: