Tren por los Caminos del Vino en Chile

Fuente: http://www.welcomechile.com/rancagua/tren-vino.html
Texto: Mónica Pons Fotos: Jorge González

Realizamos un viaje a bordo del Tren del Vino, novedoso recorrido por las bodegas más importantes del valle del Colchagua.

tren_vino-1
El Tren del Vino                                                                

Varios son los recorridos que unen distintas bodegas y ofrecen visitas guiadas y degustaciones en sus establecimientos, ya sea en vehículo particular, en buses o con el Tren del Vino. En nuestro caso, elegimos este último para nuestra experiencia en la zona.

La cita es en la estación de tren de San Fernando, a 141 kilómetros de Santiago de Chile hacia el sur, para conocer esa formación de 4 vagones y una locomotora a vapor que tanto nos intriga y de la que tanto hemos escuchado. Luego de unos minutos, el tradicional sonido del silbato de la locomotora nos anuncia su llegada al andén. Lenta, envuelta en una bruma de vapor, llega orgullosa hasta nosotros. Le siguen tres vagones de primera clase y un comedor. Esperamos ansiosos subirnos a esta maravilla que parece sacada de un cuento.

Sus vagones han sido reacondicionados preservando los detalles originales y apreciamos el cálido interior de madera, con asientos dobles de pana roja, tulipas, ventanillas y portaequipaje haciendo juego.

Sus vagones han sido reacondicionados preservando los detalles originales y apreciamos el cálido interior de madera, con asientos dobles de pana roja, tulipas, ventanillas y portaequipaje haciendo juego.

Sentirse turistas

Durante los cuarenta kilómetros que dura el viaje, los mecánicos alimentan continuamente la caldera de la locomotora mientras los pasajeros catamos varias cepas de vino de distinta coloración y procedencia. A esta selección de las mejores uvas de las bodegas del valle se suman bandejas con frutas secas surtidas, racimos de uva moscatel y finos quesos de la región.

tren_vino-3
Prestamos atención a los altoparlantes, ya que una guía turística bilingüe nos informa acerca de las características del lugar, su clima, la historia de los distintos viñedos que aquí se instalaron y otros detalles, incluyendo la historia de la locomotora y los vagones que componen este hermoso tren.El valle de Colchagua, por el que transitamos, tiene un clima netamente mediterráneo con estaciones muy marcadas, oscilaciones térmicas y un régimen de lluvias y altitud que aseguran una tierra fértil y apta para la agricultura y especialmente para el cultivo de la vid. Junto con el valle de Cachapoal y de Maipú, compone la zona vitivinícola por excelencia. Un número importante de bodegas produce vinos de muy buena calidad, abastece el mercado local y exporta a otros países.

tren_vino-4

A nuestra llegada a la estación de Santacruz, fin del trayecto en tren, nos esperan unos jóvenes ataviados con la tradicional vestimenta del huaso chileno, que nos dedican varias cuecas, danzas tradicionales acompañadas por guitarra y voz.

Vinos boutique

La viña y bodega Santacruz aparece ante nuestros ojos. Nuestro guía Italo nos inicia en el camino del conocimiento de los distintos pasos que se siguen para alcanzar la excelencia de un vino partiendo desde las manos de los hombres hasta el envasado final.

tren_vino-5
Las plantas están sostenidas por espalderas que, según nos explicaron, hacen que la luz solar sea aprovechada al máximo. El siguiente paso es la sala de vinificación. Allí, las distintas cepas tintas de carmenère, cabernet sauvignon, syrah y merlot pasan su proceso en tanques de acero inoxidable y/o barriles de madera para su maceración y fermentado, ambientados a baja temperatura y cierta oscuridad.

Santacruz es una bodega dedicada a los vinos boutique. Tiene un bajo volumen de producción porque concentra su trabajo en la elaboración de vinos de muy alta calidad. Para ello se cuida especialmente las condiciones de la tierra, las técnicas de vinificación, la calidad de las cubas y el período de fermentación y maceración del mosto, sin olvidar los técnicos enólogos que cuidarán del proceso.

Museos, telescopios y más

El recorrido comprende un museo y un observatorio astronómico, a los cuales llegamos en un funicular que evita que tengamos que hacer una caminata cuesta arriba. En el primero, se toma contacto con elementos de pueblos indígenas originarios como los mapuches, los aymara y las tribus de la Isla de Pascua. En el segundo, se aprovecha la condición de baja humedad de la atmósfera de esta zona para realizar observación de planetas y estrellas a través de potentes telescopios.

tren_vino-6
Finalmente, llega el ansiado almuerzo: un rico asado provisto de variadas ensaladas. El buen vino, por supuesto, es parte del menú. En lo más alto del viñedo, en un comedor circular, ventanales y techo vidriados, sobresale un detalle: una parra y sus clásicos racimos de uva coronan las mesas y casi nos tocan la cabeza mientras se sirve el almuerzo.Luego del último trago, volvemos a los buses que nos llevarán a la ciudad de Santacruz para seguir nuestro paseo visitando el Museo de Colchagua.

Excelencia es la palabra que resume esta experiencia. Todos los detalles de la organización del tour están precisamente ajustados y el pasajero se siente atendido en cada momento tanto por los guías como por el personal a cargo. Simplemente, perfecto.

tren_vino-7
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: