Fayad y ferroviaros acordaron la apertura de calle Godoy Cruz

Diario Los Andes, viernes 30 de julio de 2010

Para evitar el desmantelamiento de los rieles construirán un viaducto que saldrá a calle Roque Sáenz Peña, en la Quinta Sección. Esperan que la Nación financie el túnel.

Fayad y ferroviaros  acordaron la apertura de calle Godoy Cruz

Los trabajadores ferrioviarios se resistían a que la calle
anulara la vía del tren. (Los Andes)

viernes, 30 de julio de 2010

Después de más de dos años de idas y vueltas finalmente se concretará la apertura de calle Godoy Cruz con su consecuente vinculación a Sáenz Peña, en la Quinta Sección.

El sindicato de ferroviarios, el principal opositor al proyecto, negoció y dio vía libre a uno de los sueños de campaña del intendente de Capital, Víctor Fayad.

El representante de la Unión Ferroviaria de Mendoza, Carlos Sosa, se resistía a que el cacique amputara parte de la traza por lo que acordaron la construcción de un viaducto que la atraviese por debajo enlazando Godoy Cruz con Roque Sáenz Peña.

El proyecto contempla la preservación tanto de los rieles como de los talleres y galpones que en los próximos meses pueden volver a la acción con el regreso del tren de pasajeros a Buenos Aires, y el metrotranvía urbano.

Fayad y Sosa sellaron felices el postergado acuerdo esta mañana en la municipalidad de Capital, pero aún falta el compromiso de la Nación de financiar la construcción del viaducto en cuestión. “Ambas partes coincidimos en reivindicar al ferrocarril como elemento de desarrollo y cultura”, señaló el Intendente y le pasó la pelota a Cristina Kirchner: “Confiamos en que el gobierno nacional va a financiar la construcción del viaducto”.

Según el diputado nacional Dante González (PJ), quien se sumó a la reunión, el proyecto está en vías de cristalizarse, ya que “hay garantías de que el anhelado proyecto pueda concretarse”.
En tanto, desde la comuna adelantaron que la próxima semana comenzarán con los trabajos de movimiento de tierra para ir ganando tiempo.

Boletín Municipal

Apertura de calle Godoy Cruz: acuerdo entre el municipio y ferroviarios

02 / 08 / 2010

Dante González, Víctor Fayad y Carlos Sosa

El intendente Fayad y la Unión Ferroviaria convinieron finalmente poner en marcha el proyecto para construir el viaducto que unirá las avenidas Godoy Cruz y Roque Sáenz Peña.

La reunión se llevó a cabo el pasado viernes en el ejecutivo municipal, en la cual estuvieron presentes el intendente Víctor Fayad, Carlos Sosa, Secretario General de la Unión Ferroviaria de Mendoza; el Diputado Nacional por el Frente para la Victoria Dante González; el Presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Rubio; el concejal Rodolfo Suárez, Presidente del Bloque Radical; funcionarios municipales y miembros del gremio ferroviario.

El proyecto contempla preservar la traza ferroviaria, con sus  respectivas instalaciones (talleres y galpones) mediante la construcción de un viaducto que se edificará por debajo de esas estructuras, enlazando así la Avenida Godoy Cruz con Roque Sáenz Peña.

“Esta reunión es de gran trascendencia, hemos dialogado con tranquilidad y ambas partes coincidimos en reivindicar al ferrocarril como elemento de desarrollo y cultura.  Confiamos en que el gobierno nacional va a financiar la construcción del viaducto”, afirmó el intendente Fayad.

Por su parte, el legislador nacional sentenció que el proyecto está en vías de cristalizarse, ya que “hoy hemos dado un paso muy importante y hay garantías de que el anhelado proyecto pueda concretarse”.

Asentamiento Escorihuela: a cinco minutos del centro y a un día del desalojo

MDZol, Mendoza 4 de Mayo de 2010                                                                               Por Ulises Naranjo

A los vecinos de la villa miseria ubicada a metros de la estación de trenes, en Ciudad, se les vence mañana la fecha de desalojo. Prometen enfrentar las máquinas con sus humanidades. Una severa problemática en la que, de escenográfica manera, se lavan las manos la Nación, la Provincia y la Municipalidad de Mendoza.

“Desde hace unos diez años, un grupo de cincuenta familias, con cien niños, sobrevive en el llamado asentamiento Escorihuela, una villa miseria a cinco minutos de Peatonal y San Martín. Se ubica sobre terrenos del ferrocarril, a 500 metros de la estación de trenes, al borde de la coqueta calle Tiburcio Benegas, atrás del club Pacífico, al costado de la calle Suipacha, en fin, allí se ubica.

La situación es compleja, pues se trata de terrenos nacionales, en la comuna de Capital, en la provincia de Mendoza y en un lugar donde aún opera la empresa privada “All”. Así las cosas, ni la Nación, ni Provincia ni la Municipalidad de Mendoza (ni hablar de la empresa, claro) toman para sí el problema con el objeto de dar una solución.”

LEA la nota completa en su sitio

Un paseo por el cementerio de todas las despedidas

Ulises Naranjo / MDZ.
Es el lugar más mágico de la ciudad. Es un lugar de todos, pero también un lugar de nadie. Es un tesoro en pleno centro de Mendoza, un espacio para la cultura, pero también para la oscuridad y el abandono. Te invitamos a dar un paseo por un lugar que seguramente despertará tus recuerdos.

Erguido sobre dos patas torpes, sudando como un cristo en el desierto, inclinando su flamante humanidad contra la piedra húmeda, un hombre, quizás una mujer, dibuja animales, dibuja manos abiertas, dibuja cazadores con los brazos alzados hacia el cielo y lanzas que cortan el aire como el cuchillo de dios las páginas de una historia en blanco.

En ese momento, para él nada existe más allá de la boca de la caverna. Sin embargo, a pesar de su consagración del instante, el mundo se manifiesta franco como la paloma de un mago, el planeta todo se revuelve sobre sí mismo y se va entregando a otra noche, mientras el hombre, quizás la mujer, no ve concluida su tarea que promete ser eterna.

No hay ciudades, no hay aceros, no hay escrituras y por ende no hay libros ni matemáticas ni pecados; tampoco hay Evas o Adanes, ni caballos mansos ni agriculturas. Hay un  hombre, una mujer quizás, tallando en la piedra o dibujando con pigmentos algo insospechado: el pasado y el futuro del hombre, dos eras en un mismo instante.

No sabe el mensajero que esa misma fuerza primal, genuina, lúdica, casi absurda, que ejecuta está llamada a cambiar el destino del mundo.

Y que, a fuerza de tanto cambio, permaneceré inalterable, siempre sorpresiva, inventándose a sí misma e inventando al ejecutor de cada obra e inventando finalmente el sentido de la vida.

Es el arte, amigos, esa intensa necesidad, esa necesaria intensidad: el único discurso posible del mundo.

Cosas al viento

¿Qué habrá sentido aquel hombre primitivo –aquella mujer primitiva, quizás– al contemplar la obra que trabajosamente logró enhebrando venas de las piedras?

No lo sabemos, pero algo es seguro: buscaba eternidad, quería que su mensaje atravesara los tiempos y lo logró. Y su ejemplo fue imitado.

Resultó que aquellas percusiones sobre la piedra, aquellas erosiones divinas, aquellos pigmentos minerales mezclados con grasas de animales duraron más aún que sus propios dioses y las cenizas de todos sus pueblos fagocitados por el tiempo.

Pasados los miles de años del caso, el arte fue encontrando territorios para perfeccionar sus discursos y mantener su hondura.

Ahora, las paredes siguen hablando y los artistas –ahora callejeros– siguen diciendo sus cosas al viento.

Coqueteo con lo efímero

La estación de trenes de Mendoza es el lugar más mágico de la ciudad, uno de esos sitios en los que el tiempo se ha quedado paralizado en su propia siesta.

Quienes ya tenemos un par de años más de los que corresponde, todavía recordamos aquellos vagones repletos de despedidas, aquellas bocinas diciendo adiós sin elegancia y los hermosos paisajes del país desde sus neutras ventanillas.

Ahora, hay muchos que quieren hacer que los trenes regresen. Y mientras tanto la estación y sus graffitis aguardan el momento en que alguien los oculte quiera hacer ejercicios de pulcritud, decencia o condena y ya no se repliquen sus mensajes.

Como los petroglifos o las pinturas rupestres, los graffitis o grafitos también buscaron eternidad, aunque sabiendo que no la conseguirían, por la sencilla razón de que las paredes de las ciudades y la paciencia de los hombres duran de pie muchísimo menos que las piedras.

Es más: es propio de la naturaleza del graffiti –como la del dadá o la del haiku– el coqueteo con lo efímero.

Las voces de la ciudad hablan, pero nunca se prolonga ese discurso y siempre hay gente dispuesto a silenciarlo. Por eso, es un arte subrepticio, rebelde, revolucionario, inconveniente, necesariamente político y nada académico.

Y así es, desde los muros de Filadelfia a los de la Antigua Roma y también los de Berlín, Londres, Tijuana, Port Moresby, Potosí. Casablanca y Mendoza.

Vamos a conocer un caso en particular. Bienvenidos al proyecto cultural Casa América, una avanzada cultural que agoniza con gloria.

Casa América

Nuestra vieja estación de trenes fue testigo del proyecto cultural Casa América.

Básicamente, sucedió así: en 2006, un grupo de artistas y actores sociales se planteó una serie de objetivos haciendo foco en nuestra estación de trenes.

La idea fue ocupar el espacio público –en concreto, lo hicieron– como forma de impedir que, ya definitivamente, manos privadas se convirtieran en dueñas de un lugar que ya “es de todos” y que la cultura ciudadana ganara un espacio y que volvieran los trenes, nada menos.

“Casa América vivió un proceso interesante de varios años y ahora evaluamos que llegó el momento de terminarlo, porque los objetivos están cumplidos”, considera Cristian Yunes, uno de los artistas autoconvocados en la estación.

A lo largo de estos años, Casa América llevó adelante diversos talleres –candombe, historia del lugar, malabares, sikus, arte digital, tela– y se supieron hacer cuatro celebraciones importantes por año: Carnaval, Quema del Tiempo, La Fiesta de Payasos y El País de los Juegos. Se dio lugar también a un DVD y a una obra de teatro: “Y usted también espera el tren”, creación colectiva del grupo Intervenciones Urbanas, coordinado por Yunes y el actor Gonzalo Aranda.

Mirá este video de Javier Correa sobre esa obra:

Los artistas, incluso, llegaron a vivir un mes allí, pero, pronta y eficazmente, los echaron a patadas.

“Con el tiempo otras organizaciones también se fueron sumando. La intención siempre ha sido defender las 36 hectáreas. En una tarea en la que coincidimos con sindicatos, universidades y organizaciones sociales. Sin embargo, lo nuestro ha sido siempre más cultural que político, sin dejar de ser político”, explica Yunes.

¿Qué será de todo aquel esplendor de lo efímero?

Pues la condición de lo instantáneo es, justamente, desaparecer para consagrarse y así será. Este sábado, a partir de las 20.30, Casa América apunta a su última actividad, cuando festejen el Carnaval. Prometen que habrá murgas, teatro, música, malabares, telas y un cierre a todo trapo, con un baile de disfraces.

Un buen día, como en un poema de Pessoa, desaparecerá nuestra estación de trenes y con ella la ciudad donde fue erigida y hasta Internet se vendrá a pique como un Torre Gemela besada por un meteorito.

Al día siguiente, con el nuevo amanecer, una nueva forma de vida moverá los escombros de lo que fuimos.

Como si despertara de un sueño que le resulta ajeno, un mono se levantará sobre sus dos patas e iniciará su peregrinaje hasta que aparezca una nueva caverna donde estampar las siluetas de lo eterno.

Esos primeros graffitis, otra vez, comenzarán a inventar a dios.

Apéndice: Galería de imágenes

La tajada de la calle Godoy Cruz

No es una cuestión de Justicia, de sindicato, o de ferroviarios.

No se trata tampoco de abrir una calle.

Este es un tema de planificación urbana, y lo que se está haciendo en ese sentido es un delito, como todos los que se han cometido contra la gran reserva urbana del antiguo espacio ferroviario.

Es como tener una horma entera de un gran queso, carísimo, y con una cucharita ir sacándole pedacitos, para hacer un gruyere y encima tirar los pedacitos. Y para eso pedirle, permiso al Juez, para que le autorice semejante delito; a la vista de todos y en perjuicio de todos.

No teniendo una autoridad municipal en este sentido particular del planeamiento, y estando el pobrecito intendente tan mal asesorado, no nos queda otra cosa que expresar nuestra furia y desconcierto ante tamaño atropello, y nuestra indefensión.

Debiera hacer lo que los intendentes anteriores hacen al “consultar” a los loteadores de barrios privados. Ellos sí saben lo que es el valor de un lote de tierras todas juntas. Ellos sí saben cómo no hacer semejante gruyere. ¡Qué no darían por tener este lote todo entero.!

¡Daña, daña, que algo quedará en pié!

Patricio Boyle, arquitecto

La Estación de trenes FFCCGSM y su entorno

Y la ley que protege el patrimonio ferroviario? Y el desguace que producirá la apertura de la calle en el Cuadro Estación?

Y el impacto ambiental? Se conoce el Plan de obras?

 

Que se hace?

 

El propio ONABE en su web dice:

“En virtud del dictado de la Ley Nº 26.352 de Reordenamiento de la Actividad Ferroviaria, que dispuso la transferencia del patrimonio ferroviario que se encuentra en jurisdicción del Organismo Nacional de Administración de Bienes (ONABE), a través del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, a las Sociedades del Estado Administración de Infraestructuras Ferroviarias y Operadora Ferroviaria , ambas creadas por dicha ley, como así también la transferencia del personal necesario y de los trámites pendientes de ejecución en la órbita del ONABE, y en función de lo normado por el Decreto Nº 752 de fecha 6 de mayo de 2008, este Organismo Nacional deberá adecuar su estructura organizativa y proyectar el reordenamiento administrativo de sus competencias, cuya reformulación deberá necesariamente efectuarse en el marco de un proceso de ordenamiento integral de la gestión de los bienes del Estado Nacional.”

 

 

Estando vigente la nueva Ley ferroviaria, (Con la sanción de la Ley 26.352, nuestro país ha dado curso a un nuevo sistema de ordenamiento ferroviario.) que implicaría entre otras cosas:

“Cabe destacar que la norma prevé que la nueva Administración tenga bajo su cargo “la infraestructura ferroviaria actual, la que se construya en el futuro, su mantenimiento y la gestión de los sistemas de control de circulación de trenes”.
En el ejercicio de sus funciones, la Administración deberá “tener en cuenta la garantía del interés público, la satisfacción de las necesidades sociales, la seguridad de los usuarios y la eficacia global del sistema ferroviario”.
La Administración tomará en un lapso de dos años el patrimonio ferroviario que se encuentre en jurisdicción del actual Organismo Nacional de Administración de Bienes (ONABE).”

 

NO CORRESPONDE UNA MEDIDA DE NO INNOVAR ¿

— — —- —- —–

MDZol – Sociedad 26 de Noviembre de 2008 |18:00

La Justicia da la razón a la Municipalidad de la Capital para abrir la calle Godoy Cruz

 

Gerardo Gómez /MDZ

Los ferroviarios, al momento de frenar los trabajos de ampliación de la Calle Godoy Cruz.

Ante las protestas y los impedimentos de los trabjadores de América Logística SA para que se inicien la abertura de la continuación de la Calle Godoy Cruz, la Justicia Federal ha fallado a favor de la iniciativa de Víctor Fayad. La medida consigna que los empleados de ALL podrían ser imputados por delito de competencia Federal.

 

 

La Municipalidad de Mendoza comunicò que el juez federal Walter Ricardo Bento, ha reconocido las facultades del municipio para realizar las tareas de apertura de la calle Godoy Cruz sobre las tierras que administra la ONABE (Organización Nacional de Administración de Bienes del Estado), organismo nacional que autorizó en su oportunidad los trabajos mencionados.

También ha responsabilizado a los operarios de la empresa América Logística S.A de obstaculizar por medio de “violencia y amenzas” los trabajos que empleados de la Municipalidad de Mendoza realizaban en el predio del ex ferrocarril San Martín, con motivo de la prolongación de la calle Godoy Cruz.

El juez determinó en su dictamen que si bien no se ha podido individualizar con nombre y apellido a las personas que cometieron el ilícito investigado, la aparición de nuevas pruebas permitirán continuar con la pesquisa, de lo que se desprende claramente que en caso de volver a proceder de esta manera, los operarios de América Logística S.A podrán ser imputados por cometer un delito de competencia Federal.

La topadora del Viti y el tren de los ferroviarios

Diario LOS ANDES. Opinión.
domingo, 26 de octubre de 2008

Friccionan los proyectos de abrir la ciudad este-oeste; el replanteo del transporte público; la “Nueva Ciudad” en Puerto Madero y el retorno del tren, del ferro-tranvía y la estación. Falta liderazgo político que integre un proyecto único para la gran ciudad.

Por Gabriel Bustos Herrera – Especial para Los Andes

La topadora del Viti Fayad calienta de nuevo los motores, para emprenderla otra vez contra el viejo paredón de la calle Perú (donde se puede leer con letras rojas: “Fayad, basta de destruir capital ferroviario”). El intendente insiste en abrir hacia el oeste la calle Godoy Cruz y ahora volvió a avanzar hacia el otro confín. Antes lo habían parado los gremios ferroviarios y los brasileños de la ALL, concesionarios del tren de cargas y de los talleres del baldío.

Pero una nota del Onabe nacional -propietario de los terrenos- le expresó el viernes al Viti que “no hay objeciones con la apertura y que la obra no contradice el proyecto urbanístico que está en marcha para los terrenos ferroviarios”. Un mes atrás, un Foro de vecinos, ONGs, técnicos de la UNCuyo, del Colegio de Arquitectos, del Cricyt y de los gremios ferroviarios (La Unión Ferroviaria y La Fraternidad), se juntaron en la Universidad y comenzaron a armar un frente.

Intentan oponerse al proyecto de urbanización y parquización de las 36 hectáreas, que se extienden desde calle Las Heras y Belgrano, hasta los fondos del Trole. No contra la apertura de la calle, por cierto: quieren gestar un proyecto consensuado y alternativo, para eso que algunos identifican como “Puerto Madero”.

Es un proyecto de urbanización que ronda varios despachos y fruto de un acuerdo del Onabe con la Sociedad Puerto Madero (del gobierno nacional y de la Ciudad de Buenos Aires) y la Municipalidad de Cicchitti. Fueron protagonistas del rescate de los galpones y basurales del viejo Puerto Madero, en la Capital Federal, que pasó de refugio de bandidos, a ser uno de los lugares más paquetes y un cuantioso negocio inmobiliario.

El tren moderno. El lunes los gremios ferroviarios organizaron un Seminario en el Bustelo, por el retorno del tren de pasajeros. No es nostalgia: “Apoyamos las políticas nacionales para reconstruir el tren, moderno y como estrategia social, ambiental y de transporte público de pasajeros”, explican (“El mundo sigue esa tendencia. Y si no, miren a Europa”, se entusiasman).

Vino un pope de la historia gremial y de la política regional: Florentino Cortez, hoy secretario de Previsión de la Unión Ferroviaria. “Ni bala, ni chatarra. Proponemos trenes rápidos, dignos, modernos, que integren el transporte multimodal en grandes estaciones, que unan ciudades, el interior y países vecinos.

El mayor costo es el servicio que no se presta, el que se abandonó en los ’90”, propuso el lunes. Cortez ve fantasmas que operan contra el retorno del tren y la industria ferroviaria, que “se niegan a competir por la carga, que hoy les es exclusiva”: las cámaras, sindicatos del transporte y concesionarios carreteros.

Para Mendoza, esto implica el tren de Alta Prestación entre Retiro y la Estación Mendoza (congelado ahora por la crisis financiera mundial). Significa también definir cómo y por dónde correrá el Ferrocarril Urbano y Suburbano en el Gran Mendoza (o Ferro Tranvía, como lo denominó Cobos, que licitó 2 veces el tendido, con otras tantas frustraciones).

Y los apoyos a la vieja aspiración del tren Trasandino, para cuando Argentina y Chile decidan sobre el Gran Túnel del Sur (también en el freezer por la crisis mundial).

El lunes debía estar en el Seminario Antonio Luna, cuyano, ex ferroviario de Palmira, hoy subsecretario de Transporte Ferroviario. Su ausencia no es un detalle menor: debía aclarar si los trenes entrarían al Gran Mendoza “por atrás” (es decir de Buena Nueva a Panquehua, por Corralitos, Lagunita y Campo Espejo), eludiendo el centro y calle Belgrano).

O si en cambio -como presionan sobre De Vido los gremios ferroviarios- deberá entrar a la ciudad como antes, es decir por la línea tradicional de San Martín, Maipú, Godoy Cruz, calle Belgrano, hasta una nueva Estación Terminal de Belgrano y Las Heras.

Los ferroviarios admiten que la antigua red de vías debe integrar el proyecto del tren urbano o Ferro Tranvía (es un tren en definitiva).

Pero Luna no apareció por el Seminario.

El Foro y la III Fundación. El nuevo Foro -técnico y vecinal- quiere tener que ver en el diseño de lo que el Viti Fayad llama “la III Fundación de la Ciudad”.

Ya hubo un movimiento parecido: el que abortó un proyecto de Ley de Uso del Suelo -que hasta consiguió media sanción por impulso de variados intereses- y gestó un nuevo producto consensuado.

Este nuevo punch se opone al proyecto de la Sociedad Puerto Madero -elaborado por el estudio Álvarez y Asociados, de Buenos Aires, impulsado por una concesión irrevocable sobre las 37 hectáreas, terrenos nacionales, concedida por Puerto Madero y la Onabe a nivel del súper ministro Julio De Vido.

El Foro objeta la concepción de prioridad inmobiliaria del proyecto, de poca previsión ambientalista, y huelen negocios gruesos detrás de la relación Nación-anterior gestión municipal capitalina y entusiasmados grupos inmobiliarios de Mendoza.

“En la Municipalidad actual no hay compromiso formal con ese proyecto. Veremos uno que se ajuste a nuestras resoluciones y al Código Urbano de la Ciudad, que va a ver la altura, los espacios verdes y los porcentajes de espacios para uno y otro fin. No voy a bancar un barrio cerrado en ese lugar, pero quiero uno que prestigie la ciudad, que integre el desarrollo urbano con el paso de las calles este-oeste. Que nos devuelva valor y escenario digno para vivir.

Hoy eso es un baldío sucio, que divide la ciudad y ahuyenta a los vecinos. De la Capital huye la gente que paga tasas e impuestos y vienen los ‘ocupa’ que me dejan sólo costos y miedos. Yo quiero que la gente vuelva a tener ganas de vivir en una ciudad moderna, digna, segura.

Por eso quiero abrir Godoy Cruz hacia el oeste, vender terrenos, propiciar nuevos emprendimientos y ordenar el asunto de los vendedores ambulantes o los artesanos”, dijo el Viti, enfático, apasionado y con bronca.

Ya estaba preparado el sábado para cometer de nuevo contra el paredón de la calle Perú, buscando paso hacia el oeste. Cuenta con el OK de la Onabe nacional (“Y de De Vido”, agrega) e imagina arreglo con ferroviarios y brasileños (los de la ALL). “Dividen la ciudad en dos pedazos y yo la voy a integrar”, promete el Viti. Los ferroviarios están en guardia, claro.

“No pasarán”. En la Muni no quieren ni oír hablar del Tren de Alta Prestación ni de los Tranvías Férreos circulando por calle Belgrano. Menos aún de una Gran Terminal Multimodal en la vieja estación de Las Heras y Belgrano.

Habrá ruidos, claro: los ferroviarios y algunos del gobierno provincial sostienen que “las grandes ciudades del mundo meten al tren adentro, como solución ambiental, social, de transporte público y de descongestionamiento por el auto” (convocan la imagen de Madrid, Roma, Londres, París, Zurich, donde hay trenes, tranvías y subterráneos integrados en fantásticas terminales, en medio de sus ciudades).

“Hay que definir una ciudad para la gente o para el auto”, plantean en el Barrio Cívico, pensando en su deuda con el transporte público. “No van a pasar por ahí, que lo propongan subterráneo o por arriba, pero no me van a cortar el flujo de comunicación entre el oeste y el centro”, amenaza el Viti.

En el gobierno local vuelven a la carga con el Ferro Tranvía (Jaque se dispone a reiniciar el proceso licitatorio), que prevé el ingreso por calle Belgrano, desde el sur, viniendo en etapas de Maipú, Godoy Cruz, Luján y luego, por el norte, desde Las Heras hacia la Estación Terminal).

Se viene la discusión de Puerto Madero, del retorno del tren, de los sueños del Ferro Tranvía Urbano y del transporte público. En realidad, es un tema único: una ciudad que invite a ser vivida, un transporte que haga dejar el auto en casa, otro ambiente para disfrutar. Otra vida, otra ciudad. Eso requiere liderazgo político que integre estas disputas y una estos eslabones en una estrategia provincial.